Datos de Interés

Ubicación 
Bosque protector Palo Seco –
Bocas del Toro, Panamá

 
 
Capacidad Instalada
223 MW
Inversión:
US $650 millones 

También conocida como “Ñe Oguo Kri”, que en lengua nägbe significa “río grande”, está ubicada dentro del Bosque Protector Palo Seco. La central hidroeléctrica Changuinola I aprovecha las aguas de los ríos Changuinola y Culubre. Con una capacidad instalada de 223 MW y una inversión de US $650 millones, esta central construida en el año 2007 y con operaciones iniciadas en 2011, tiene como componentes principales los siguientes: la presa con una longitud de 600 metros, de los cuales 160 m de la sección curva central están configurados como un vertedero no controlado.

Así mismo, la bocatoma localizada en el estribo izquierdo de la presa, que es una estructura de concreto reforzado consistente en dos conductos principales de agua, de 6.5 mts de ancho por 10 metros de alto, equipados con rejillas y tableros de cierre. Mantiene además, un túnel de conducción en 4 tramos con una longitud total de 4,103 metros.  

 Changuinola I tiene una casa de máquinas que cuenta con dos unidades de generación tipo Francis de eje vertical, de 107 MW cada una. Bautizadas como Heidi y Oswaldo, por parte de los contratistas de Changuinola Civil Works, fueron sincronizadas con el Sistema Integrado Nacional el 5 de septiembre y 3 de octubre de 2011, declarándose la central como operativa.

Aprovechando el caudal de 14 m3/s, para una capacidad adicional de 9,9 MW y con un canal de descarga de 140 metros que conduce el gua turbinada desde el tubo de aspiración hasta el Río Changuinola, esta central en sus operaciones posee una Mini Hidro. La central de Changuinola I tiene además una Subestación, Patio de Distribución y línea de transmisión e interconexión.

Uno de los principales retos en la construcción de Changuinola I y su embalse, entre los años 2007 y 2011, implicó la movilización de tres comunidades originarias de la etnia nägbe – Changuinola arriba, Charco La Pava y Valle del Rey, y una zona de cultivo conocida como Guayabal. La reubicación se realizó a corta distancia de su locación original.

Se aplicó un proceso de reasentamiento participativo, a través de talleres, reuniones, consultas comunitarias y negociaciones individuales, en las que los beneficiarios definieron las viviendas, fincas y cultivos, así como otras afectaciones que fueron compensadas.