Comprometidos con Panamá

AES Corporation, es una empresa americana, que desde el año 1998 decidió apostar por el mercado panameño y hasta la fecha, cuenta con una inversión de más de US$2,000 millones para robustecer la matriz energética del país.

AES en Panamá genera energía amigable con el ambiente para el desarrollo del país, a los precios más competitivos del mercado, por medio de la operación de las centrales hidroeléctricas Bayano, La Estrella, Los Valles, Estí y Changuinola I y la barcaza de generación térmica Estrella del Mar I. Actualmente la capacidad instalada de AES en el país suma 777MW.

Esta empresa actualmente genera aproximadamente el 24%de la energía eléctrica del país, beneficiando a más de 700,000 usuarios finales.

Con la construcción o repotenciación, operación y administración de sus centrales Bayano, Changuinola I, La Estrella, Los Valles, Estí y la adición del proyecto de Gas Natural Licuado que estamos construyendo en Colón, AES contará con 1158MW de potencia instalada, lo que representa un impulso  importante al crecimiento de Panamá.

A través de sus inversiones, AES en Panamá ha podido ofrecer de forma sostenida los precios más competitivos del sector eléctrico nacional, obteniendo contratos de energía y potencia a largo plazo con las dos empresas distribuidoras que operan en el país. Esto redunda en precios estables y asequibles para el consumidor final.

La presencia de AES en las comunidades cercanas a sus operaciones ha permitido, a su vez, mantener un modelo de competitividad responsable e inclusiva en los lugares donde están ubicadas sus plantas, generalmente áreas rurales y con acceso limitado a servicios públicos. Hablamos de un triple beneficio ya que como resultado de las operaciones de AES en  Panamá converge la generación de bienestar para tres grandes áreas:

Ambiente: Desde que iniciamos operaciones, hemos evitado la emisión de más de 60 millones toneladas de CO2 a la atmósfera por medio de las operaciones de las centrales hidroeléctricas Bayano, La Estrella, Los Valles, Estí y Changuinola I. Estas plantas no producen emisiones de CO2  y las aguas utilizadas para generar energía regresan a su caudal sin ser alteradas por químicos, continuando con su ciclo natural, por lo que no contaminan el aire ni el agua. El uso de fuentes hídricas para generar electricidad implica también la protección de las cuencas y la cobertura boscosa del país para garantizar su sostenibilidad. Conscientes del compromiso ambiental y al ser una empresa sostenible, nos esmeramos en buscar nuevas fuentes de energía amigables con el medio ambiente.

Comunidades: Generando impactos económicos positivos para el desarrollo de las regiones apartadas donde opera AES en Panamá, por medio del fomento del empleo, la construcción de infraestructuras y proyectos comunitarios que involucren de manera integral a los habitantes. Economía: Brindando los precios más competitivos para la producción de electricidad en el mercado nacional, con más del 777MW de capacidad firme comprometida en contratos de largo plazo, lo que se traduce en una baja en los precios del mercado que le permite al país afrontar sus necesidades de electricidad para los próximos años con energía limpia, asequible y renovable. Durante 17 años, con la repotenciación de sus plantas, la construcción de dos nuevas centrales hidroeléctricas y la llegada de la barcaza Estrella del Mar I, AES en Panamá se ha mantenido contribuyendo con el estado panameño al pagar más de $600 millones en dividendos e impuestos desde 1999.

AES Panamá opera cumpliendo con estándares ambientales, de seguridad y salud ocupacional, al mantener las certificaciones de  las normas ISO 14001 y OHSAS 18001 dentro de un Sistema de Gestión Integrado.  Ambas certificaciones permiten a la empresa operar de forma responsable con el ambiente y mantener los indicadores de una cultura de seguridad de clase mundial.

Miguel Bolinaga

Presidente de AES en Panamá